6 Razones por las que no conseguirás vender inmuebles

6 Razones por las que no conseguirás vender inmuebles

6_razones_por_las_que_no_conseguirás_vender_inmuebles.gif

1. No tienes una mentalidad positiva.

Si eres de los que se rinden fácilmente, crees que el éxito es un camino de rosas o, simplemente, te gusta demasiado dormir, puede que el negocio inmobiliario no esté hecho para ti.

La imaginación es más importante que el conocimiento. Una mente abierta, despierta, crítica y optimista es una de las claves del éxito.

2. Estás “probando” esto del negocio inmobiliario.

“Probar algo” habla de una falta de compromiso. Hace falta pensar, planificar. A menudo nos embarcamos en proyectos sin pensar el esfuerzo que se necesita: años de esperar a los posibles clientes de un piso, manteniendo puertas abiertas para otros agentes y trabajando sin parar todos los días del año.

Hace tiempo que has pasado la barrera del “no lo haré” al “creo que podré”. Pero esto no es suficiente: trabajo, constancia, esfuerzo. Si no puedes comprometerte plenamente con bienes inmuebles, no pierdas tu tiempo.

Como todo emprendimiento, el negocio inmobiliario exige compromiso. Y a menos que te impliques al 100% con lo que haces tendrás problemas para encontrar el éxito.

3. No vienes de una posición de fuerza.

Muchos agentes comienzan en el negocio inmobiliario con la actitud correcta y un nivel de compromiso tan fuerte como para tener éxito a largo plazo. Pero si les falta la estabilidad financiera para empezar, puede que les resulte difícil.

Hazte un favor y no vendas propiedades a tiempo completo hasta que tengas ahorrados en tu cuenta seis meses de gastos corrientes para vivir o estés en una situación, como vivir con tus padres, donde puedas mantener tus gastos generales muy bajos.

4. No crees que necesites ayuda.

Quizá quieres ser tu propio jefe; o tienes mucha confianza en ti mismo y piensas que puedes conseguir todo lo que te propongas tú solo. Pero todo el mundo necesita la ayuda de alguien. Cuanto más rápido te des cuenta, mejor.

La necesidad de otras personas va más allá del conocimiento que adquirimos de ellas, de su experiencia. Las personas también son necesarias en las organizaciones a las que se unen porque incorporan parte de su implicación en el mundo inmobiliario en el que se desenvuelven, ya sea local, autonómico o nacional.

Vale, quizá yendo a un evento no ganes dinero. Pero no es sólo eso. Se trata del nivel de comunidad que creas. El capital humano es muchas veces más importante que el monetario.

5. No tienes un plan.

Todo proyecto necesita una planificación. ¿Te imaginas entrar en la cocina por primera vez tratando de hacer un pastel sin conocer siquiera los ingredientes?

Si quieres llegar a un destino, lo primero que necesitas es saber dónde estás; lo segundo, dónde quieres llegar; y, lo tercero y más importante, debes tener un mapa.

Tus e-mails no deberían dictar lo primero que haces al llegar a la oficina. Tu plan es el que lo hace.

Si no tienes un plan, aprende cómo hacerlo. Pregunta, consulta cómo lo han hecho otros, o pregúntanos a nosotros, por ejemplo.

Herramientas como molista también pueden ayudarte a planificarte mejor.

6. Te aburres demasiado fácilmente.

Es cierto que en la época en que vivimos, rodeados de tecnología y gadgets, es fácil perder el foco. Si no tienes cuidado, estas herramientas y tendencias tecnológicas funcionarán en contra de tu nivel de éxito en lugar de ayudarte a ser más productivo.

El inmobiliario ha sido y siempre será un negocio donde las relaciones personales son importantes, pero nos hemos vuelto tan adictos a nuestros teléfonos que hemos aprendido a estar completamente solos y aislados en una sala llena de gente.

Cuando no estamos revisando correos electrónicos, actualizando nuestro estado o hablando por teléfono, estamos jugando a juegos y desplazándonos por una aplicación que no hemos abierto en un tiempo. ¡Para ya!

Aprende a procesar por lotes tus correos electrónicos y solo revisa tu teléfono en ciertas horas del día.

Enfoca tu energía en lo que realmente importa, que es seguir tu plan, establecer contactos, configurar tus sistemas automatizados (puedes utilizar un CRM como molista), educarte, mantenerte motivado y mantener relaciones reales con personas reales.

Si no eres plenamente consciente de lo que está haciendo, te encontrarás perdiendo el tiempo antes de que lo sepas, y no estamos para perder el tiempo.

Aprende junto a nosotros!

Porque creemos en el constante aprendizaje te ofrecemos artículos de interés

Mantente muy cerca y descubre los beneficios de Molista en nuestros artículos y aprende con nuestros tips a obtener el mejor rendimiento de nuestra herramienta

Últimos artículos

Ver todos


  • Suscríbete a nuestra newsletter